domingo, 22 de junio de 2014

Reseña: Ciudad del Fuego Celestial




8755785

Título: Ciudad del Fuego Celestial
Título original: City of Heavenly Fire
Saga: The Mortal Instruments #6
Autor/a: Cassandra Clare
Nº páginas: 733
Editorial: McElderry Books (edición americana)

Sinopsis

En la tan esperada conclusión de la aclamada saga Cazadores de Sombras, Clary y sus amigos luchan contra el mayor mal que nunca han enfrentado: el propio hermano de Clary.

Sebastian Morgenstern está en movimiento, sistemáticamente convierte a los nefilim en contra de los nefilim. Usando la Copa Oscura, transforma a Cazadores de sombras en criaturas de pesadilla, rompiendo familias y amantes así como su ejército oscuro crece.

El orden de la batalla se traslada a Idris - pero ni las famosas torres de demonio de Alacante pueden mantener a Sebastian acorralado. Y con los nefilim atrapados en Idris, ¿quién protegerá al mundo de los demonios?

Cuando una de las mayores traiciones que los nefilim nunca han conocido se revela, Clary, Jace, Isabelle, Simon y Alec deben huir - incluso su viaje les conduce a las profundidades del mundo demoníaco, en dónde ningún Cazador de Sombras ha puesto un pie antes, y de dónde ningún humano ha vuelto nunca...


El amor será sacrificado y habrá vidas perdidas en la terrible batalla para el destino del mundo en el emocionante final de la clásica saga de fantasía urbana Cazadores de Sombras.







¡Lo hice! ¡Sobreviví al tergiversado mundo de los Cazadores de Sombras (y sobre todo a la diabólica mente de la maravillosa pero espeluznante Cassandra Clare)! 

Me entristece muchísimo pensar que ya está. Que aquí termina el viaje junto con personajes como Clary, Jace, Simon, Magnus, y muchos otros de esta saga que me han llegado realmente al corazón. Pero igual que empieza, todo se acaba, ¿cierto?

Así pues, Ciudad del Fuego Celestial ha cumplido mis expectativas con creces y, como siempre, Cassie me ha sorprendido con cada página de las 733 que tiene este último libro. 


Lo primero que pensé al leer la sinopsis fue: "De acuerdo, voy a ir asumiendo que voy a llorar mucho", aunque no es que sea algo raro que yo sea una llorona con los libros. Al ver la amplitud del libro (el cual tiene un tamaño...digamos interesante, por no decir espeluznante), lo siguiente que pensé fue: "Está bien, no sólo voy a llorar mucho, sino que tengo texto suficiente como para llorar los tres días que me lleve acabármelo. ¡Estupendo! ¡Se me van a secar los lagrimales!". ¿En ese caso sería legal darme de baja en el instituto por daños...lectorales? ¿Literarios? ¡Whatever!



Me ha encantado, entre muchas otras cosas, el modo en que la escritora nos introduce en este libro a algunos de los personajes que formarán parte (y protagonizarán) las siguiente saga (The Dark Artifices). Julian, Emma, Dru, Ty, Livvy, Tavvy...todos ellos son increíblemente geniales y simplemente amo la manera en la que Cassie hace que todos sus personajes parezcan tan reales y, por lo tanto, nos pegue tan fuerte la historia de cada uno de ellos. Y Mark. Oh, Mark. Tengo el presentimiento de que este personaje me va a llegar muy hondo en los siguientes libros. 

Incluso me hizo sentir emociones fuertes por personajes que antes me "daban igual" o a los que casi no prestaba demasiada atención. 

Ciudad del Fuego Celestial nos traslada nuevamente al mundo de los Cazadores de sombras, quienes se ven amenazados por la armada oscura y (casi) invencible de Sebastian, el hermano de Clary, quien efectivamente resulta ser una amenaza más grande e importante de lo que la Clave piensa. Los cazadores de sombras de todo el mundo están siendo aniquilados por sus fuerzas y se ven obligados a esconderse en Idris, pero eso no detiene a Clary, Jace, Alec, Simon e Izyy de hacer lo que ellos creen correcto: buscar su propia manera de llegar a Sebastian e impedir que éste destruya el mundo.

Se me hizo tan (TAN) genial volver a leer el sarcasmo y el egocentrismo de Jace, y los maravillosos diálogos entre los personajes principales que me hicieron reír e incluso llorar, al igual que morir de amor. Realmente echaba de menos también la genialísima prosa de la autora, que siempre me sorprenderá por la increíble manera en la que te mete dentro de sus páginas y te hace olvidar el mundo en el que verdaderamente vives. Nunca escribiendo una palabra de más, ni una de menos, siempre lo justo y necesario para no aburrirte y tenerte enganchado a la historia. Y realmente lo consigue.




“Isabelle tiró de su camiseta para bajársela y miró a su hermano. “¿Es que ya no llamas?” “¡Es mi habitación!” farfulló Alec.”

Para mí fue el final perfecto para la saga; lleno de emociones, de sentimientos, de risas en voz alta y de todo lo que me cabía esperar. Eso sí, quizá no haya alcanzado el nivel que para mí tiene Princesa Mecánica, pero no se queda muy atrás. De todos modos, se lleva mis cinco pastelitos al completo, ya que se los tiene muy bien merecidos. Siento una pena enorme por recordar ésto pero...se acabó The Mortal Instruments. Sí. Se acabaron las secuelas. Se acabaron las aventuras de Clary y la pandi de los badass de Jace, Izzy, Alec y Simon. Quizá se haya acabado todo eso, pero ésta seguirá siendo una de mis sagas favoritas y siempre los tendré en mi corazón. Indudablemente una de las sagas que siempre recomiendo y recomendaré. Aunque...TEAM WILL HERONDALE FOREVER *introduzca grito fangirl aquí*.

En realidad no puedo decir mucho más sin dar spoilers, así que...¡llegó la hora de la parte spoileadora! Si todavía no has leído Ciudad del Fuego Celestial, es hora de que dejes de leer ésto. Pero a cambio, AQUÍ os dejo el enlace para que leáis el primer capítulo en español que Planeta de Libros nos ha dado como adelanto. ¡Que lo disfrutéis! ¡Hasta la próxima y...

...Felices lecturas!


¡¡SPOILEEEEEEEEEEEEEEEERS TIME!!
[MINI-DISCUSIÓN]

Asumo que si estás leyendo ésto ya has leído Ciudad del Fuego Celestial. ¿Verdad? ¿¡VERDAD!? Bien.

¿Todavía sigues leyendo? ¿Estás seguro de lo que haces? Bueno. Pues no más "párrafos de seguridad". ¡Allá vamos! (subraya para ver esta parte).

OH. DIOS. MÍO. Para empezar: Cassandra Clare se lleva el premio a Troll del Año. Empecé a leer asustada, creyendo que iban a quedar dos pobres y míseros personajes vivos tras la masacre que nos llevaba prometiendo todo éste tiempo, y resulta que casi no muere nadie. Whaaaaat?! 
No es que me queje de eso, entendámonos bien, pero había estado tan sumamente asustada que me daba miedo cada vez que cogía el libro para seguir leyendo pensar que posiblemente ESA fuera la definitiva, la vez en la que leería la muerte de alguno de mis personajes tan amados. Y NO. 

A Jordan, por un lado, nunca había llegado a tenerle ningún tipo de afecto. No sé realmente por qué. Quizá porque no tuve tiempo para eso por su breve-no-tan-breve-pero-no-suficiente aparición en la saga. Aunque me dio pena por Maia, incluso aunque fuera a romper con él, sentí de algún modo su dolor. 
Luego está Raphael, cuya muerte finalmente sí me sorprendió y además afectó un poco más que nada por Magnus (mi Magnuuuuus). ¿Es normal que a pesar de la crueldad de Sebastian, yo le amara como a uno de los principales? Decírmelo por favor porque siento que soy la única y eso es...raro de algún modo. Pero su muerte fue la que más me dolió. Sí. ME DOLIÓ Y NO TENGO MIEDO DE ADMITIRLO. Lloré como un bebé durante media hora sino más. Fue tan triste el momento en que es el Jonathan que debería haber sido si Valentine no le hubiera metido sangre de demonio antes de nacer y también siempre he sentido un afecto especial por él, además, porque sentía que es un personaje que siempre lo que ha buscado es amor. Amor paterno no tuvo, ya que Valentine siempre prefirió a Jace; materno mucho menos, y lo que buscaba ahora era el de Clary. Mi pobre Sebastian... Aunque he de admitir que el Beso de Judas fue lo mejor de esa parte. Cuando Sebastian todavía era todo malvado y los encierra en Edom y Clary le devuelve, como ya he dicho, el Beso de Judas, fue como: OH SÍ. MUERE MUERE MUERE MUEREEEEEEEEEE. Luego ya me quedé pensando mientras me ahogaba en lágrimas y me arrepentí de querer que muriera. Mi arrepentido yo se dio cuenta que amaba a Sebastian. Un yo un poco masoquista, posiblemente.

El sacrificio de Simon fue lo más bonito que ha podido haber hecho en toda la saga. Sacrificar su inmortalidad y sus recuerdos a cambio de la vida de Magnus y de devolver a todos los demás a Idris era, obviamente, mucho mejor que dejar que Magnus muriera. Aún así, fue otra parte muy...emotiva (más lloriqueos de bebé, vaya). Pero, EH. Del 1 al 10, el hecho de que Simon quizá sea un cazador de sombras es un 1000. 


“Creo que probablemente pondrán en mi lápida: ‘Era heterosexual y tenía bajas expectativas.”

Me EN-CAN- que Jem y Tessa aparecieran en este libro, e incluso la sola mención de personajes como William Herondale me emocionó muchísimo. Se ve tan bien y tan normal, y tan GENIAL cuando se enlazan las cosas de unos libros y otros que te hace pensar que todo el Mundo de las Sombras es incluso más real de lo que ya parece. 

Por último, podría comentar infinitamente lo mucho que me gustó el hecho de que Jace escogiera finalmente portar el nombre Herondale y no Lightwood para que los Herondale no se terminaran con él. Y todo entre Clary y Jace es tan precioso y...maravilloso. Me gustó mucho el salto de madurez que dan todos (algunos más que otros) desde Ciudad de Hueso hasta Ciudad del Fuego Celestial. La diferencia de cómo pensaban antes y cómo acaban razonando y actuando al final. Fue como verles crecer, sin verlos realmente, no sé si me explico. 

Posiblemente me deje mil cosas por comentar, pero seguramente si me pusiera a hablar sobre cada detalle en particular no acabaría nunca. Un libro muy recomendable que, repito, quizá no esté a la altura de Princesa Mecánica, pero en el que no sólo se aprecia la madurez de los personajes, sino el de la escritora también. 



LO MEJOR: Un libro que te engancha, lleno de acción, romance a niveles varios, risas y emociones; que finalmente se resume en un gran final.
LO PEOR: Realmente no le veo nada de lo que pudiera quejarme.


¿PUNTUACIÓN?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada